Se valoran tres posibles fechas para los Juegos Olímpicos de Tokio

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha terminado cediendo a las presiones y este domingo anunció en un comunicado especial que los Juegos Olímpicos previstos para comenzar el venidero 24 de julio en Tokio, podrán ser aplazados ante la amenaza mundial que representa la pandemia del coronavirus.

Reacio aún a declarar oficialmente pospuesta la cita mundial, el organismo anunció un plazo de cuatro semanas para ir analizando diariamente el desarrollo de los acontecimientos de la crisis sanitaria global y el impacto que podrá tener en dichos juegos.

Su presidente Thomas Bach dejó claro que “una cancelación pura y dura no resolvería ningún problema ni ayudaría a nadie” y que la cancelación definitiva de los Juegos Olímpicos no entra en su agenda.

Después de recibir duras cítricas durante estos días y ante la airada protesta de todas las entidades deportivas mundiales, el COI no ha tenido más remedio que aceptar el hecho que su empecinamiento por mantener esa fecha para comenzar los juegos no era más que una quimera.

Las Olimpiadas eran la única competición importante a nivel mundial que se mantenía aferrada a su fecha original contra viento y marea, y al parecer el pedido de aplazamiento de los últimos días de federaciones importantes como la de natación de Estados Unidos y las de atletismo de ese mismo país y Gran Bretaña, han inclinado la balanza para tomar esta decisión.

“Para salvaguardar la salud de todos los involucrados y contribuir a la contención del COVID-19, la Junta Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional anuncia que el COI intensificará su planificación de distintos escenarios para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, dice en una parte del comunicado.

Según pudo trascender en la reunión telemática de urgencia de su ejecutivo convocada esta mañana de domingo desde Lausanne, Suiza, el COI maneja tres opciones de aplazamientos, cada una de ellas llena de adversidades y problemas de toda índole, que tendrán que resolverse por el camino.

La opción que tiene más fuerza sería realizar los juegos para los meses de septiembre u octubre, aunque esta tiene como agravante el clima de la época en esa región asiática, las diferentes competiciones internacionales previstas para esa fecha y la falta de garantías de que la pandemia esté controlada para entonces.

Otra solución pudiera ser dejarla para julio de 2021, pero en ese tiempo estarían disputándose los campeonatos mundiales de Atletismo, Natación y Gimnasia; y la tercera variante estaría trasladando los juegos para fecha tan lejana como 2022.

Estos aplazamientos son muy complejos por diferentes tipos de contratos y barreras legales que llevan este tipo de reunión atlética donde convergen tantas personas. Los organizadores asiáticos se han gastado una cifra superior a los 35 000 millones de dólares en instalaciones e infraestructuras para poco más de 15 días de competencia. Hay que renegociar contratos televisivos y corren peligro los millones recaudados por concepto de entradas y reservas hoteleras que ya habían cobrado con antelación, entre otros muchos desafíos, pero está claro que no se puede poner en riesgo la vida humana ante semejante pandemia mundial.

“Las vidas humanas tienen prioridad sobre todo, incluida la organización de los Juegos. El COI quiere ser parte de la solución. Por lo tanto, lo hemos convertido en nuestro punto principal para salvaguardar la salud de todos los implicados y contribuir a contener el virus”, expresó además el presidente del COI en su comunicado.